¿Es verdad que hubo una base de operaciones nazis en Monterrey? ¡Entérate!. Foto: Google Maps

En la avenida Pino Suárez hoy en día es una de las avenidas más transitadas de la ciudad ya que atraviesa el Centro de Monterrey. En el cruce de esa avenida con la calle Carlos Salazar, existe un edificio en la esquina que a pesar de que tiene una arquitectura clásica pasa desapercibida por los transeúntes.

Sin embargo, ese edificio esconde entre sus paredes un secreto a voces. Se dice que ese lugar solía ser una base de operaciones para los nazis durante la época de la Segunda Guerra Mundial. Y a pesar de que los principales potencias que participaron fueron Alemania, Italia y Japón, también hubo varios países que participaron como aliados.

La guerra involucró a 23 países y se desarrolló en Europa, África, Asia y Oceanía, se considera como la guerra más sangrienta de la historia universal. En ciertos lugares aún hay vestigios que recuerdan ese tiempo de violencia liderado por Adolfo Hitler.

Si bien, México no fue protagonista en esa guerra sí fue un escenario donde hubo una fuerte actividad de espías que intentaban reunir adeptos y conseguir información del país vecino, Estados Unidos, uno de los aliados en la guerra que ayudó a que se terminara la barbarie.

NOTICIAS RELACIONADAS

Existe poca información sobre esta época en México. Pero hay algunos libros que hablan de este tema como por ejemplo los títulos “Los nazis en México” y “Hilda Krüger: Vida y obra de una espía nazi en México”, del periodista regiomontano Juan Alberto Cedillo, en donde aborda la actividad nazi que hubo en ese tiempo en la República Mexicana.

Y aunque no se sabe mucho sobre la participación de los nazis en Monterrey, hay algunas historias y teorías que señalan que llegaron a la Ciudad de las Montañas. En esta ciudad tomaron como base la fábrica y almacén de nombre “Apolo”, un edificio antiguo que se encuentra en el centro de la ciudad.

Se dice que un regiomontano llamado Otto Guido Moebius, hijo de una importante familia alemana que migró a Monterrey, se fue a estudiar a Alemania y regresó a su ciudad natal y utilizó la fábrica “Apolo” como fachada para esconder un centro de reclutamiento y espionaje para colaborar con el Tercer Reich.

Al término de la Segunda Guerra Mundial y la caída del Tercer Reich también fue el final del cuartel nazi regiomontano. Por su parte, Otto Guido Moebius fue encarcelado en 1942 y el Gobierno confiscó todas sus pertenencias. Hoy en día ese edificio es un hotel, donde también hay diversos comercios.

AV