Pedro Infante falleció el 15 de abril de 1957. Foto: Archivo | Cuartoscuro

Cuando alguien menciona el nombre de Pedro Infante, de inmediato nos viene la cabeza a aquel hombre de voz prodigiosa que enamoraba a las muchachas y que era el símbolo del típico “macho” mexicano. Algo que en la época del Cine de Oro Mexicano fue muy aclamado.

El originario de MazatlánSinaloa, no la tuvo sencilla para llegar hasta donde lo hizo, pues tuvo que trabajar duro para conseguirlo, pues fue el cuarto de 15 hermanos de una familia humilde del poblado de Guamúchil. Por si fuera poco se dice que sufrió una enfermedad complicada a los 11 años que, incluso, puso en peligro su vida: poliomielitis.

Esto provocó que el resto de su vida la dedicara a ayudar a instituciones que combaten la enfermedad que destaca por transmitirse de persona a persona a través de un vehículo común como el agua o los alimentos. La poliomielitis o polio es una enfermedad viral que puede afectar la médula espinal causando debilidad muscular y parálisis. 

A pesar de esto, el protagonista de películas como “El Inocente“, “Tizoc” y “Dos tipos de cuidado” supo salir adelante y ser uno de los hombres más admirados de su época al grado de trascender hasta nuestros tiempos, pues no hay quien no conozca alguna de sus cintas o canciones. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Curiosidades de Pedro Infante 

El cantante estudió hasta el cuarto grado de primaria, pero por las condiciones en las que creció tuvo que verse en la necesidad de trabajar, incluso fue carpintero, oficio que le permitió fabricar su primera guitarra.

Era un gran aficionado a la aviación, disciplina que provocó su muerte tras accidentarse el el 15 de abril de 1957. Antes ya había tenido un accidente (que le dejó una placa de platino en la cabeza), pero sobrevivió para aferrarse a su pasión. Hay quienes aseguran que él nunca murió en es hecho y que vivió oculto por un largo tiempo. 

Se creía que la fortuna de “Pedrito” ascendía a unos 10 millones de pesos en 1957, pues el productor Antonio Matouk aseguró que ganaba el triple que el mismísimo Mario Moreno “Cantinflas”